Posted by: José Cabrera | April 16, 2008

El Partido Pipular

 

Por: Luis Dávila Colón                         

El Vocero

16 de abril de 2008

 

Todos los días nos polarizamos más. Todos los días se va realizando la profecía de una patria con dos pueblos. Puerto Rico no tiene 4 partidos, sino dos. En ese contexto, las elecciones del 2008 no serán una simple competencia por escoger a las personas y los partidos que administren la colonia. Más que ninguna otra época, el 2008 obligará a los electores a pasar juicio sobre la mutación del Partido Popular en un reguerete de gente secuestrada por sus líderes que aspiran a las metas del separatismo antiamericano y anticapitalista.

 

La transformación del partido autonomista de la unión permanente con los Estados Unidos, a una partida radical que desea huir de los americanos como el diablo le huye a la cruz, no es nada nuevo. Esa degeneración ideológica ha sido paulatina, hasta llegar al punto de su rendimiento máximo. El ataque virulento del partido de Muñoz a las instituciones de la Justicia y de la Corte federal en Puerto Rico, como subterfugio para defender y ocultar los crímenes de su gobernador, es sólo la última manifestación de las nuevas aspiraciones del nuevo Partido de la Pava y el machete.

 

El Estado Libre Asociado, creado por la Ley 600, es un anacronismo repudiado hasta por los mismos populares. Los históricos pilares de ese ELA concebido por Luis Muñoz Marín como una “autonomía en unión permanente con los Estados Unidos”, han pasado a ser historia. Los pipulares de hoy, rechazan la común ciudadanía, la común moneda, la común defensa, el común mercado, la lealtad a los postulados de la Constitución federal, la convivencia de las dos grandes culturas del hemisferio y los modelos económicos de libre mercado y libre empresa, que antes compartían con la Nación americana, a tal grado de haberlos consagrado en el Preámbulo de la Constitución del ELA.

 

El separatismo se tragó el unionismo. El soberanismo liquidó la autonomía. La ambición por retener el poder colonial y de pactar a toda costa con el separatismo antiestadista, tumbó los pilares del templo. El puertorriqueñismo y el patrioterismo nacionalista y a ultranza ha sustituido el fervor americanista. Los nuevos pipulares no creen ni en su propia Constitución. Hoy claman por otra Asamblea Constituyente y exigen reemplazar la bicameralidad legislativa, por un solo parlamento en que manden las minorías.

 

No importa quién sea su candidato en el 2008, la oferta del Partido Pipular reclama un endoso a los siguientes objetivos políticos: el reconocimiento de Puerto Rico como una nación soberana, separada y segregada de los Estados Unidos, según postulan Acevedo Vilá, Willie Miranda Marín y el propio Alejandro García Padilla. Hace dos años Miranda Marín pidió que nos anexáramos a la Unión Europea. En octubre, Alejandro García Padilla afirmó que no creía en el voto presidencial y que “mientras menos intervención de los federales en la Isla, mucho mejor. Somos naciones totalmente distintas”. En la entrevista con Claridad de agosto pasado, el Gobernador prometió recortar las alas federales, afirmó que la importancia de la ciudadanía americana ha sido “exagerada” y pidió un modelo de independencia a la europea.

 

La común ciudadanía americana ha sido suplantada por el Departamento de Estado de este gobierno Pipular, por un Certificado de Ciudadanía Boricua o “Pavaporte”, emitido a manera de experimentación y que expresa que Puerto Rico es ya una Nación. Esa misma cancillería, fue el 30 de julio de 2007 a exigir a la ONU la soberanía nacional, a pedir la condena de los Estados Unidos por supuestamente haber engañado a los boricuas con el ELA, a reclamar una nueva Asamblea Constituyente y a pedir el fin del status colonial. Ese mismo Departamento de Estado, ha sido ordenado por el Gobernador a exigir entrar a la UNESCO. “Aquí mandamos los puertorriqueños”, sentenció Aníbal ante la escasa concurrencia popular que lo aplaudió en Comerío el verano pasado.

El nuevo Partido Pipular ya no cree en la libre empresa ni en la apertura de mercados. En el ELA de hoy ser empresario, banquero o desarrollador equivale a ser un criminal corrupto. Durante los últimos 8 años la administración popular se ha caracterizado por meterle cortapisas y costos exorbitantes al empresariado, por alcahuetear a los encapuchados militantes del antidesarrollismo separatista, por desalentar el desarrollo de nuevos hoteles y vivienda y por establecer más impuestos y barreras tarifarias y reglamentarias al comercio interestatal y global.

El que vote por el Partido Pipular en las elecciones de noviembre, estará endosando un gobierno que celebra conferencias magistrales en Caguas para “discutir y avanzar las propuestas y la visión” del comandante Filiberto Ojeda. Un gobierno que cuyo Ministerio de Justicia emplaza a las autoridades federales por el asesinato del patriota. El que vote por el Partido Pipular, estará votando por el rechazo a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y por el repudio al concepto de la defensa común. Estará votando, además, por un gobierno que trajo al líder separatista vasco a vender la independencia en la Asamblea del Colegio de Abogados y que dos meses después, envió a Eduardo Bhatia para que hablara en el País Vasco sobre el desarrollo de una nación soberana puertorriqueña.

El que vote por el Partido Pipular en noviembre estará apoyando su negativa a enseñar inglés e historia de los Estados Unidos en el sistema público. Estará apoyando la política educativa que acepta los billones en fondos federales, pero que rechaza los requerimientos reglamentarios de estatutos federales tales como: “No Child Left Behind”, Título I y los programas de Educación Especial. El que vote Pipular en noviembre, estará enviando un claro mandato antiamericano, en contra de su Marina Mercante, de sus grandes cadenas de tiendas, sus empresas hoteleras, sus productos nacionales y su filosofía de libre comercio y mercados abiertos. El que vote Pipular en noviembre, estará votando en contra de las estructuras de la justicia americana, sus jueces, sus fiscales, sus agencias investigativas de seguridad pública, sus Fuerzas Armadas como la Guardia Costanera y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Además, estará votando por la continua penetración de las estructuras del ELA, por los elementos más radicales y más separatistas, que han encontrado en el Partido Popular las masas, la estructura, el presupuesto, las políticas antidesarrollistas y las alianzas y el poder nunca imaginado que, como separatistas, por sí solos, nunca ganarían en unas elecciones en las que le digan al Pueblo su agenda…

About these ads

Responses

  1. Excelente artículo..Por favor hacer lo necesario para distribuir este mensaje a los más puertorriqueños posibles que están a la merced de ser totalmente engañados por el corrupto Partido Popular Democrático…

  2. Yo lo que no entiendo es porque el sector estadista no esta tan alarmado como lo estoy yo y otros mas que nos dimos cuenta de la poca verguenza y doble cara que estan haciendo los del PPD.

    Estadista que estas haciendo para evitar que Anibal y los demas Populares separen a PR de los Estados Unidos?

  3. ¿Cuales son los beneficios de Puerto Rico estado?
    Aparte de la ciudadania americana y las ayudas federales.
    ¿Es cierto eso de que el idioma oficial seria el ingles?


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: