Posted by: José Cabrera | April 1, 2008

Al desnudo nuestra realidad política

Por: Hernán Padilla, MD
Colaboración con El Vocero

1 de abril de 2008

Las graves acusaciones de la Fiscalía federal contra el gobernador Aníbal Acevedo pueden crear una crisis constitucional. Es momento de cordura y reflexión. Mas allá de consideraciones legales y judiciales que tendrán su día ante el Tribunal federal, queda al desnudo la cruda y dolorosa realidad política: el poder total del Congreso sobre Puerto Rico y la aplicabilidad en Puerto Rico de las leyes aprobadas por el Congreso de los Estados Unidos. La autoridad jurídica federal es absoluta en Puerto Rico.

Al someterse el gobernador Acevedo ante el Tribunal federal, reconoce la autoridad plena del Gobierno de los Estados Unidos, su Constitución, sus leyes, y de todos los funcionarios públicos (como el Departamento de Justicia). El Gobernador, al someterse ante el Tribunal viene obligado a reconocer la realidad. Las leyes y el Tribunal federal son la defensa de los puertorriqueños contra el crimen y la corrupción.

Los autonomistas que defienden el Estado Libre Asociado vienen obligados a aceptar que el poder político reside exclusivamente en el Congreso, no importa cómo quieran llamarlo.

Resulta intolerable que un sector de la política de la Isla pretenda esconderse detrás de pronunciamientos separatistas como una defensa pública ante una acusación de cruda corrupción. Son los mismos que gestionan y celebran cuando a Puerto Rico se le extiende trato como estado para ayudas económicas, y son los mismos que participarán sin reparos en las primarias presidenciales del Partido Demócrata en la isla.

Aquellos que promueven el concepto de nación puertorriqueña, sin serlo, y para los que no reconocen las bondades, ventajas, derechos y privilegios de la ciudadanía americana, la gestión del Gobierno federal en este caso, hace evidente que la Nación de la que somos ciudadanos parciales y de la cual queremos ser ciudadanos con todos los derechos y obligaciones, es la Nación norteamericana.

Los que creemos que Puerto Rico debe convertirse en un estado de los Estados Unidos de América, reconocemos que la Constitución de los Estados Unidos y la leyes federales que aplican en Puerto Rico son una gran protección para Puerto Rico, particularmente en la lucha contra la corrupción de los funcionarios públicos de turno.

Uno mi voz a los millones que reclaman y demandan que se resuelva finalmente la situación política de la relación de Puerto Rico con los Estados Unidos. Sólo hay dos alternativas: estadidad o independencia.

Basta ya. El experimento político congresional del ELA llegó a su fin.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: