Posted by: José Cabrera | April 19, 2008

Parasitismo

Por: Luis Dávila Colón
Analista político

Parasitismo = Es una relación biológica entre dos organismos en la que el más pequeño, el parásito, obtiene el mayor beneficio de su relación estrecha con el otro más grande (huésped). Se trata del proceso por el cual una especie amplía su capacidad de sobrevivir explotando al anfitrión para que le cubra sus necesidades vitales, le alimente, le ayude a propagarse. Las especies explotadas generalmente no obtienen un beneficio y en última instancia se ven perjudicados y acabados por la relación.
 

 

Establecida la definición, apliquémosla al mundo de la política. El Partido Pipular es el huésped y el separatismo antidesarrollista el gran depredador. En esa interacción en la que las toxinas del neonacionalismo antidemocrático han erosionado y destruido los principios y los valores del estadolibrismo, el único ganador es el comensal. Aunque a la corta el partido colonial ha podido extender su vida inútil con las alianzas estratégicas de más de 200,000 “populetes”, a la larga, ese neonacionalismo ha corroído, ha infiltrado y se ha aprovechado de las ventajas de su goloso anfitrión.
 
Uno se preguntará porqué entonces los separatistas, también conocidos como “populetes” o “pipulares”, que viven de la “Nación Popular” están dispuestos a claudicar algunos de sus principios y a contradecir algunos de sus postulados para defender los personeros y barbaries del coloniaje. Obvio. Porque le es conveniente y altamente rentable. Porque lo que empezó como una simbiosis política ha terminado como una anexión en la cual la plaga se comió la pava. Un amigo pipiolo, que no está dispuesto a pactar con el diablo para avanzar su ideología, me lo explicó. Los “populetes” están dispuestos a pactar a cambio del poder y del presupuesto y las contradicciones afloran:

 1) Dicen ser independentistas, pero custodian la estructura colonial. 2) Postulan la Nación soberana, pero están dispuestos a amamantar la ambigüedad y la inmoralidad de un partido hecho y nacido para administrar y perpetuar la sumisión. 3) Repudian el Partido Independentista como instrumento de liberación nacional, pero defienden el PPD. 4) Se pintan de patriotas, consideran a los populares sus aliados y a los pipiolos sus enemigos. 5) Invocan la ONU y el Derecho Internacional para descolonizar, pero rehusan reconocer la estadidad o integración como fórmula igualmente descolonizadora. 6) Cacarean el puertorriqueñismo y los valores patrios y discriminan y tratan como animales a la mitad de la población que es estadista. 7) Exigen el fin de la colonia, pero boicotean todo esfuerzo criollo, como los plebiscitos del 93 y 98, o congresional para iniciar el proceso libertador. 8 ) Demandan la independencia, la liberación y la autosuficiencia, pero están dispuestos a transar por una fórmula neocolonial con billones federales.

9) Promulgaron y aplaudieron las investigaciones del FBI y el procesamiento federal de los miembros de la administración Rosselló entre 1996 y 2007, pero tildan de “interferencia indebida” y “Golpe de Estado” cuando esos mismos federales procesan al gobernador colonial por corrupción personal. 10) Esos independentistas parecen más indignados con las acusaciones a Aníbal, que por el asesinato de Filiberto Ojeda. 11) Muestran más coraje por el gas pimienta que el FBI le echó a sus periodistas, que por los allanamientos abusivos de los hogares de independentistas en De Diego 444.

12) Los “populetes” hablan a los cuatro vientos de la justicia social, de las reivindicaciones y de la acción comunitaria, pero defienden a brazo partido el IVU, los bestiales aumentos en el costo del agua, luz y peajes y el latrocinio y la corrupción de sus socios populares. 13) Dicen ser custodios de los derechos humanos, de la cultura y de los valores patrios y están dispuestos a denigrar y reducir la identidad boricua con concursos de belleza, juegos olímpicos y peleas de boxeo capitalistas y a definir la “cría” boricua con el fondillo de las “misses”, las medallas centroamericanas y los puños de los boxeadores.

14) Promueven el sindicalismo sumiso al régimen y terminaron apoyando al gobierno en las huelgas magisteriales y de Acueductos. 15) Son selectivos en su llamado activismo ambiental. Sueltan sus encapuchados en proyectos residenciales y hoteleros, como Paseo Caribe y los del Corredor del Este, pero se hacen de la vista larga con proyectos de mayor magnitud auspiciados por los mogules de la Pava en Coco Beach y en Río Grande. 16) Combaten a los religiosos evangélicos como “fundamentalistas” o “extremistas de derecha”, y les invocan la separación Iglesia-Estado, pero promueven el concordato católico-popular y la promoción de su ideología en los altares católicos y servicios ecuménicos. 17) Explotaron a Vieques y luego lo abandonaron. 18 ) Aborrecen las Fuerzas Armadas de EE.UU., pero actúan con violencia institucional paramilitar. 19) Explotan y se sirven a su antojo de la democracia, pero la socavan y no creen en ella.

¿A qué se deberá tanta hipocresía? Ah, el amor y el interés se fueron un día al campo y más pudo el interés. Porque defender el colonialismo es un negocio redondo. La rentabilidad descansa en la asimetría. El separatismo “melonero” saca mucho más de esa anexión “populete”, de lo que tiene que prestar. Mientras continúen las alianzas, continuarán los billones, los puestos, el poder y los contratos. Considere:

Sin ir a elecciones, sin tener partido, sin tener que someter al voto sus agendas escondidas cada 4 años, los “populetes” constituyen hoy por hoy el verdadero poder detrás del trono y el gobierno paralelo. Tanto por el presupuesto que controlan, como por los puestos que monopolizan.

Aunque usted no lo crea, ese gobierno permanente dispone de cerca de $5 billones o $5 mil millones anuales para hacer lo que le venga en gana y avanzar su agenda separatista: Controlan el sistema universitario público UPR, con un presupuesto anual de $1,600 millones. Dominan Educación y la Federación de Maestros con un presupuesto anual de $3 billones. Monopolizan el guiso de las Comunidades Especiales con un presupuesto de más de $1,300 millones. Controlan además, el Colegio de Abogados, el Instituto de Cultura, la Corporación del Cine, Bellas Artes, WIPR, las Procuradurías de la Mujer y Veteranos, el Departamento de Recursos Naturales, la Comisión de Derechos Civiles, las universidades privadas, los colegios profesionales y gran parte del Departamento de la Familia.

Como si fuera poco, tienen dominio absoluto de los sindicatos, de las universidades privadas, los canales de TV, los telediarios, los principales periódicos y estaciones de radio, la farádula y las artes, el olimpismo, la Iglesia Católica, la Prensa, el ambientalismo, y timonean a su antojo la opinión pública.  Ese monopolio, garantizado por discrimen y segregaciones, es tal que aún cuando el PPD pierde el poder, ellos continúan disfrutando de las prebendas para utilizar esas plataformas privilegiadas para desestabilizar los gobiernos PNP, formar opinión pública adversa y revivir al PPD…
 
 
 
 
 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: