Posted by: José Cabrera | May 1, 2008

Soberanía popular

01-Mayo-2008 | CÉSAR R. VÁZQUEZ DÍAZ

Ex presidente de la CEE

Soberanía popular

Partiendo de la premisa de que la única parte cierta de los acontecimientos ocurridos en la Asamblea General del Partido Popular Democrático (PPD) fue el compromiso de mover a Puerto Rico hacia la soberanía política, los puertorriqueños tendremos para escoger en noviembre próximo entre tres partidos políticos ideológicamente hablando: dos independentistas y separatistas y uno estadista y anexionista.

El PPD y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), a un lado y el Partido Nuevo Progresista (PNP), al otro lado. Noten que digo ideológicamente entre tres, porque hasta donde sabemos el partido Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR) no va a definirse ideológicamente.

Cuando digo que parto de la premisa de que el compromiso soberanista del PPD el domingo pasado fue lo único cierto, lo hago porque todo lo demás fue una farsa donde, en vez de la pieza teatral cómica y ligera como se conoce en el teatro, fue el monumental enredo para aparentar y engañar a todo un pueblo que observaba.

Nadie, repito, nadie puede creer que lo ocurrido en dicha asamblea fue algo espontáneo. Todo estuvo orquestado para que cada movimiento entrara en escena en el momento preciso.

Acevedo Vilá había tomado la decisión sobre la que decía que estaba reflexionando, desde antes de comenzar tal periodo de reflexión. El libreto, muy bien escrito y ejecutado, incluyó la escenografía de un taburete para acomodarse y presentar un conversatorio, en vez de un discurso, más 30 urnas y no sé cuántas miles de papeletas para aparentar que habría una votación secreta.

Tres veces pidió el voto secreto sabiendo que le iban a gritar que no y que él se plegaría ante el “mandato”. Si honestamente hubiera querido que se votara en secreto, habría impuesto su liderato en el grupo que se había echado al bolsillo.

Pero no todo fue farsa, o por lo menos así esperamos. Creo que la decisión de mover al PPD hacia la izquierda alejándonos de los Estados Unidos es el resultado obligado de una colectividad política que nació de las entrañas del independentismo y que, luego de una pausa de alrededor de 60 años para cultivar la idea de la unión permanente con los Estados Unidos con fines electoreros, en los últimos cinco años ha concelebrado su maridaje político con la izquierda hostosiana y socialista bendecidos por la iglesia católica y nacionalista. También con fines electoreros.

Acevedo Vilá sabe, y las encuestas que él conoce y otras que yo conozco lo demuestran, que la gente en el país está ansiosa de que lleguen las elecciones para votarle en contra a él y al PPD.

El coraje y la ira que el pueblo lleva contenidas en el pecho, producto de un gobierno personalista y politiquero que nos ha sumido en la peor crisis económica que hemos visto desde antes de la Segunda Guerra Mundial, va a explotar en una avalancha aplastante de votos de castigo.

Por eso tiene que dar rienda suelta al nacionalismo soberanista que vive en el liderato y en el corazón del rollo de su partido para que lo ayuden a convencer a los de su periferia política y a los electores no afiliados, de que su situación personal, repito, personal, por las 19 acusaciones que enfrenta al nivel federal, son un ataque a Puerto Rico. Así espera conseguir los votos para ganar.

Ese giro del PPD hacia la soberanía timoneado por Acevedo Vilá ya está representando serias interrogantes en las mentes de los miembros del Congreso de los Estados Unidos. Por ejemplo, escuché al congresista José Serrano comentar que cuando oyó a Acevedo Vilá hablando en la asamblea, pensó que estaba escuchando una actividad del PIP. Imagínense lo que están pensando los otros congresistas.

De hecho Acevedo Vilá ya está considerando cambiarle el nombre a su partido, de Partido Popular Democrático (PPD) a Movimiento Popular Democrático (MPD). Yo le añadiría “y soberano”, para ser más exacto.

Dicho sea de paso, “soberanía“ está definido en el diccionario como “principio de supremo poder en su más alta entidad” y “fundamento del poder político de una persona o un grupo”.

Si aplicamos lo anterior al movimiento y alianza política con la independencia de izquierda, que promulgan Acevedo Vilá y el PPD, significa que cualquier referencia a “asociación” con los Estados Unidos no conlleva la permanencia del gobierno federal en Puerto Rico. La soberanía popular es la independencia soberana.


Responses

  1. http://miguel2711.wordpress.com/author/marcoazpurua/


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: