Posted by: José Cabrera | May 7, 2008

“Los números no le alcanzan a Clinton”

La precandidata demócrata tendría que “barrer” las últimas seis contiendas y tener el favor de los superdelegados indecisos para poder ganar.

WASHINGTON – Barack Obama salió de las primarias de Carolina del Norte e Indiana con un ligero aumento en la ventaja que lleva en el total de delegados que decidirán el candidato demócrata a la Casa Blanca, en momentos en que el proceso y el conteo matemático le cierran el cerco a Hillary Clinton.

Con sólo seis eventos pendientes y cerca de 270 “superdelegados” indecisos, Clinton – que le ha tenido que prestar otros $6.4 millones a su campaña-, tiene ahora más difícil que nunca superar a Obama en la búsqueda de los delegados que se necesitan para asegurar la candidatura presidencial.

Varios análisis coinciden en que Clinton tendría que barrer las últimas seis contiendas y obtener una clara mayoría de los superdelegados aún indecisos para poder evitar que Obama obtenga la candidatura presidencial.

Hasta la media tarde de ayer, se estimaba que Obama, con una amplia victoria en Carolina del Norte (56% a 42%) y por haber quedado muy cerca en Indiana (51% a 49%), había aumentado su ventaja actual a 156 delegados, de acuerdo al conteo de la cadena de televisión CNN (1,842 a 1,686). Según esas cifras, a Obama sólo le faltarían 183 delegados para alcanzar los 2,025 requeridos para asegurar su candidatura a la Casa Blanca.

“Los números no le alcanzan (a Clinton)”, dijo ayer el ex embajador estadounidense en Chile, el boricua Gabriel Guerra Mondragón, quien hace un par de semanas abandonó la campaña de la senadora – para la cual había recaudado cerca de $500,000 -, para sumarse al bando de Obama.

Guerra Mondragón considera que la amplia victoria de Obama en Carolina del Norte y el cerrado triunfo de Clinton en Indiana, puede inclinar a los “superdelegados” indecisos a aliarse con la candidatura del senador por Illinois.

Ayer, el ex candidato presidencial demócrata George McGovern – amigo de los Clinton-, también le pidió a la senadora por Nueva York que retire su candidatura y se pasó al campo de Obama. “Respeto su decisión”, dijo Clinton en Shepherdstown (West Virginia), donde ayer tuvo un evento – en el que originalmente sólo participaría su hija Chelsea- que tuvo el propósito de reafirmar que sigue incólume en su decisión de convertirse en la candidata demócrata a la Casa Blanca.

Clinton se expresó confiada en que las últimas seis primarias le arrojarán resultados positivos y que los superdelegados indecisos reconocerán que es ella, no Obama, quien tiene las mejores posibilidades de vencer al republicano John McCain en noviembre próximo.

“Permaneceré en esta contienda hasta que haya un candidato”, dijo, al indicar que si los demócratas tuvieran las mismas reglas de votación que los republicanos – que permiten al ganador de una primaria adjudicarse todos los delegados de esa jurisdicción-, ella, que ha ganado la mayoría de los grandes estados, ya sería la candidata oficial de su partido.

La senadora Clinton es favorita para ganar el martes en West Virginia, pero allí sólo se distribuirán 28 delegados.

Su comité confirmó ayer, mientras, que Clinton, necesitada de fondos para hacerle frente a Obama, le ha prestado desde el 11 de abril otros $6.4 millones de su bolsillo a su campaña. Previamente, Clinton había prestado $5 millones a su comité electoral.

Aunque Clinton es favorita para ganar el martes en West Virginia, Obama puede tener mayores posibilidades de triunfo en tres de las últimas cinco contiendas: Oregón (que puede ser cerrada), Dakota del Sur y Montana.

Pese a que Clinton ha sido considerada favorita en Puerto Rico, Obama – con el apoyo de importantes sectores de los partidos Nuevo Progresista (PNP) y Popular Democrático (PPD)- ha asegurado que será competitivo en la Isla.

Clinton, mientras, es la favorita en Kentucky, que como Oregón tiene sus primarias el 20 de mayo, una semana después de West Virginia.

La posible división matemática de las próximas contiendas disminuye el valor de esos eventos y reafirma que la campaña de los precandidatos presidenciales demócrata se centra verdaderamente en convencer a los “superdelegados” indecisos – activistas y funcionarios electos que pueden decidir esta competencia.

Clinton insistirá, además, en que reconozca de alguna forma las votaciones de Michigan y Florida, estados en los que tuvo más respaldo electoral a pesar de que ninguno de los precandidatos hizo campaña. El nombre de Obama ni siquiera figuró en la papeleta electoral de Michigan.

Por haber adelantado sus primarias sin autorización, el Partido Demócrata no ha reconocido delegados de esos estados, de cara a la convención presidencial de agosto próximo. El Comité de Reglas del Partido Demócrata discutirá la situación de Michigan y Florida en una reunión prevista para el 31 de mayo, pero sin el visto bueno del comité electoral de Obama es improbable, según fuentes, que se le adjudiquen a Clinton la mayoría de los delegados de esos estados, tomando como base las votaciones celebradas a principios de año.

Sin Michigan y Florida, las posibilidades de Clinton son aún más cuesta arriba.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: