Posted by: PRSSA | July 26, 2008

Nuestro futuro requiere la igualdad

por Pedro Pierluisi

El natalicio de José Celso Barbosa nos brinda la oportunidad de celebrar el ideal de la Estadidad. El Padre de la Estadidad para Puerto Rico, Barbosa, fue un hombre visionario que ha inspirado a todos los líderes estadistas. Su conocimiento de la democracia en los Estados Unidos lo convenció de que ésa era la solución para garantizarle a Puerto Rico el fin del colonialismo y el camino al progreso.

Esa visión de futuro que tuvo Barbosa trazó el camino al cambio que ahora nos toca lograr. Por eso es necesario celebrar esta fecha dentro del marco de lo que es mejor para nuestra patria. Y debemos enfocarnos en la búsqueda de soluciones que enderecen el rumbo que queremos para Puerto Rico.

El Partido Nuevo Progresista nació inspirado por la visión de Barbosa y por las causas de Estadidad, Seguridad y Progreso. Sostiene que el bienestar de Puerto Rico está en la culminación de nuestra relación con los Estados Unidos. Su ideal se nutre de la estabilidad que nos brinda la ciudadanía americana. Y su crecimiento continúa porque nuestro pueblo se ha ido convenciendo de que el progreso que se merece nuestra isla se logrará como el estado 51 de la Nación.

Las raíces del Partido Nuevo Progresista están en el cambio y en la igualdad que conlleva la Estadidad. Como ciudadanos americanos no podemos conformarnos con el status actual de Puerto Rico, un status transitorio en el que no podemos disfrutar de los mismos derechos que nuestros conciudadanos de los estados de la Unión Americana.

Los retos que enfrentamos como pueblo ponen de manifiesto la necesidad de resolver el problema del status. La división que hemos sufrido por esta lucha es una de las causas del estancamiento que sufre nuestra Isla. El fin de esta división abrirá el camino al progreso y a una unión patriótica de propósito.

Acepto que en el pasado nuestro pueblo ha estado reacio a un cambio de status. Reconozco que algunos todavía no se han convencido de que tenemos que dar este paso natural hacia la culminación de nuestra ciudadanía. Y sé que tenemos que educar a nuestra gente para que entienda todas las bondades de la Estadidad. Es por eso que el mensaje de cambio de nuestra colectividad emana de un profundo compromiso con nuestro ideal y con Puerto Rico.

Son muchos los mitos que se han propagado a través de los años. El temor al inglés y a la supuesta pérdida de nuestra cultura e identidad como pueblo, en ocasiones, ha impedido hablar de este tema con seriedad.

Es indispensable que los puertorriqueños estén claros en que los derechos no se renuncian por miedo. Nuestro orgullo patrio no está en juego. La camisa de fuerza que nos aguanta ahora mismo es la indecisión. La falta de igualdad política y económica que sufrimos bajo el Estado Libre Asociado es el problema. Y el problema no puede ser parte de la solución.

Soy estadista porque quiero vivir a plenitud como puertorriqueño y ciudadano americano.

Como puertorriqueño, me honra que esta isla es mi cuna, la de mis padres y la de mis hijos. Y como ciudadano americano creo que en la igualdad está el progreso garantizado para los hijos de mis hijos.

Como puertorriqueño valoro nuestra gente, nuestro potencial y nuestra cultura. Y como ciudadano americano aprecio la Constitución federal que me garantiza la protección de esa cultura y me provee la oportunidad de enriquecerla y avanzarla.

Como puertorriqueño me mueve un profundo deseo de poner a nuestra isla a la vanguardia de la economía global y lucho como tú por el bien de nuestra patria todos los días. Y como ciudadano americano estoy convencido de que la estadidad nos ofrece un camino seguro de prosperidad.

No tenemos que escoger entre ser buenos puertorriqueños o ser fieles ciudadanos americanos. Pero lo que sí tenemos que exigir y obtener son todos los derechos que deben provenir de nuestra ciudadanía.

Es imperativo que como ciudadanos americanos obtengamos el derecho al voto por el Presidente, que logremos una representación plena en el Congreso y que participemos en igualdad de condiciones en todo programa federal de desarrollo socio-económico. Al así hacerlo, escogemos trabajar por Puerto Rico para honrar a nuestra patria y para aportar a la Nación Americana.

Por eso no basta con celebrar nuestro ideal y recordar las lecciones de Barbosa. Tenemos que comprometernos a defender lo que valoramos en momentos difíciles como los que vivimos.

Nuestra unión con los Estados Unidos está siendo atacada por un liderato de gobierno sin el consentimiento de los puertorriqueños. Tenemos que hacernos escuchar y enviar un mensaje claro de que estamos orgullosos de ser ciudadanos americanos y de que lucharemos para que Puerto Rico vuelva a brillar como la estrella del Caribe que es.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: