Posted by: Eduardo J. Soto | January 29, 2010

PRSSA to Expand Fundraising Capabilities

Since 2008, PRSSA has been the gold standard of student advocacy in Puerto Rico’s statehood movement. Surprisingly, we have persevered in our efforts without ever requesting any monetary contribution from our supporters. Now that our responsibilities have outgrown basic student advocacy, we are requesting our supporters to donate to our organization and help take our message even further.

We will soon be providing information on how to contribute. Thank you for your ongoing support.


Responses

  1. Palabras de Franklin D. López
    Conferencia Sobre Futuros Alternos
    Universidad del Este
    Carolina, Puerto Rico

    Antes que nada, quiero hacer público reconocimiento a los co-conspiradores que junto a mi iniciamos una de las acciones políticas más atrevidas y peor vista por el gobierno Permanente en Washington, D.C. : Me refiero a Maurice Ferré y el Lcdo Juan Manuel García Passalacqua. Juntos, como Los Tres Villalobos, iniciamos un movimiento de empoderamiento político a los ciudadano Americanos residentes en el territorio de Puerto Rico. Hoy, nos reunimos después de 33 años de promover la participación de los puertorriqueños en los procesos más fundamentales de la soberanía Federal.

    En el 1965 fui a las oficinas de Richard C. Durham, Presidente entonces del Partido Demócrata de P.R. en el entonces edificio del Chase Manhattan Bank en Rio Piedras para hacer mi ingreso. Durham, renuentemente, me recibió en sus oficinas y me dijo en un tono de inglés británico, que la única forma era que fuera miembro del Partido Popular y Estadolibrista. La reunión fue breve y terminó bruscamente.

    Un sábado, en el verano de 1975, mientras trataba de levantar una pequeña agencia de publicidad, me fue a visitar el Lcdo. Juan M. García Passalacqua. Había conocido a Juan Má en un seminario que había organizado en la Universidad de Puerto Rico para desarrollar líderes estudiantiles. A Juan Ma’ lo acababan de remover de la Secretaría de la Gobernación de Roberto Sánchez Vilella, las fuerzas conservadores y de derecha que representaba el Senador Luis Negrón López. Juan Ma entró con un sobre y me dijo que se trataba del nuevo reglamento del Partido Demócrata Nacional que le habia enviado Maurice Ferré. Ese fue el comienzo.

    Organicé la organización Americans for Democratic Action, afiliada a la Nacional y comenzamos la tarea de organizar un grupo ciudadano para participar en las Asambleas Distritales del Partido Demócrata del 22 de febrero de 1976. Nuestra primera visita fue a Ciales. Allí me di cuenta que ni los líderes estadistas, tampoco la inmensa mayoría de sus miembros no tenían idea sobre la diferencia entre ser demócratas o republicanos, tampoco conocian el proceso político nacional. Comencé a conocer que los estadistas eran estadistas por miedo a la independencia y que tanto en el Partido Estadista Republicano como el PNP eran partidos más orientados a la administración de la colonia y sus beneficios que en buscar la igualdad política y la unión a Estados Unidos como estado.

    El proceso de organización, junto a los doctores Fernando Iturrino, Charlie Lafont, Antonio Capella, la profesora Nivea Hernández de MCClintok y muchos otros, me llevó a visitar junto a Juan Ma todos los pueblos de la Isla. Llamé el plan de participación ciudadana “Operación Pájaro Madrugador”. En enero de 1976, luego de reunirnos con el representante Nacional de la Campaña del Gobernador Carter, decidimos respaldarle. El 22 de febrero de 1976 hicimos historia. Apesar de todos los obstáculos que nos impuso el Partido Popular y sus agentes en el Partido Demócrata local ganamos 9 de 22 delegados a la convención Nacional. El evento tuvo una enorme cobertura Nacional en Estados Unidos y puso a Puerto Rico y a Carter en el mapa político del proceso presidencial de 1976.

    Luego, me uní a la campaña Presidencial de Carter y me trasladé a sus cuarteles Nacionales en Atlanta, Georgia. El 27 de abril de 1976, Juan Ma´y yo conocimos a Carter en el Hotel Holiday Inn en Filadelfia. Le pregunté a Carter si sabía hablar español y me contestó con un acento fuertemente sureño, “ Sí.” Luego le pregunté que cuál habia sido la primera frase que aprendió en Español y me contestó, “Dónde está el baño.” Respiré hondo y me dije, “éste es un mortal igual que yo.” Hago énfasis en esto porque en esos tiempos habia la impresión colonial que los conciudadanos y gobernantes de Estados Unidos eran hijos de algún dios menor o inmortales a los que no se les podian mirar a los ojos. Me acordé de como el Indio Taíno Orayuán habia llevado a dos españoles junto a dos hermosas Taínas al río donde los emboscó y los ahogó para probar que eran mortales como él. Una vez consumado el experimento, comenzó la primera revuelta libertadora de los Taínos contra los conquistadores españoles.

    Una vez Carter llegó a la Casa Blanca, comenzamos nuestra agenda de mover la descolonización de Puerto Rico. Lo primero que hicimos, a los 6 días de llegar Carter, fue solicitar la excarcelación de los 5 presos nacionalistas que eran un símbolo emblemático de nuestro status colonial. Lo segundo fue promover la agenda de status. En el proceso descubriría como el gobierno permanente de Washington defendería y se aferraría con uñas y dientes a mantener el status colonial en Puerto Rico. Tan pronto la Casa Blanca supo que iba a deponer ante el Comité de Descolonización me enviaron los siguientes emisarios, William Maynes, Secretario de Estado adjunto de organizaciones internacionales, el embajador ante las Naciones Unidas, Andrew Young y su ayudante el embajador Donald Mc Henry con quien tuve un encontranazo fuerte por alzarme la voz y literalmente gritarme y exigirme que no fuera a deponer. En el debate en su oficina en la Misión de los Estados Unidos en la ONU, después de expresarle que los Estados Unidos tenían un sistema de “Apartheid” en la Isla, terminé con levantarme y en la salida le expresé que el no era otra cosa que una galleta Oreo- Negro por fuera y blanco por dentro. Depuse, siendo el primer estadista que lo hacía y exigí que Estados Unidos nos reconociera el derecho a la libre determinación. Luego otros líderes estadistas sigueron ese camino.

    Organizamos durante el primer año de la Presidencia de Carter un grupo de Puertorriqueños de todas las ideología que fueron conocidos como Los Magníficos Siete. Los siete son, Juan M García Passlacqua, Maurice Ferré, Myriam Cruz (independentista y ayudante del Alcalde de Chicago) el hoy juez del Tribunal Federal del 2ndo Circuito, José Cabranes, el embajador Gabriel Guerra, el Reverendo Ruben Cruz, y yo. Todos comprometidos en descolonizar a Puerto Rico. Hicimos una red y alianzas con grupos Hispanos y nos dimos a la tarea de presionar a la Casa Blanca para que atendiera el asunto colonial puertorriqueño.

    El 23 de octubre de 1978 fui electo, por más de 424-mil votos, Presidente del Partido Demócrata de Puerto Rico. Esta hasta esa fecha, habia sido la primaria interna con mayor participación electoral en la historia de Puerto Rico. Esto crearía recelos y discordia dentro del PNP. Mientras tanto le pedí a Juan Ma´, y a los Licenciados Antonio Amadeo Murga y Oreste Ramos que redactaran un ante-proyecto de Primarias Presidenciales para que el pueblo de Puerto Rico participara en ese proceso a través del voto.. Invitamos a la Dra. Elaine Kamarck del Partido Demócrata Nacional para que nos ayudara en ese esfuerzo. Pero comenzamos a sentir oposición dentro del alto liderato del PNP que se sentian amenazado por el interés público en los procesos políticos Nacionales.

    Presentamos la medida en la Asamblea Legislativa, incluyendo un artículo que hacía la primaria presidencial de Puerto Rico la primera en toda la Nación. Esto reventó como un petardo y el estado de Nueva Hampshire se opuso tenazmente y presentó su querella ante la Casa Blanca. Tim Kraft, ayudante político del Presidente Carter, me citó a una reunión almuerzo que se celebró en el restaurante Japan Inn en Georgetown. Allí negociamos el retiro de que Puerto Rico fuera primero a cambio de lo siguiente: 1) Colocar a Puerto Rico después de Pennsylvania en el pase de lista de los estados; 2) que se asignaran los delegados de la próxima Convención fundamentada en el número de participantes de la primaria Presidencial de 1980, 3) y que se tratara a Puerto Rico como estado en la asignación de fondos federales. Puerto Rico aumentó su participación en fondos Federales de 1.9 billones en 1977 a 4.9 billones en 1980. Aumentó su número de delegados de 22 a 57 en la Convención de 1980 gracias al millón de Puertorriqueños que votaron en la primaria Presidencial.

    Habíamos demandado al Partido Popular en todos los foros judiciales coloniales y al Federal. Ganamos en el Federal y, obviamente perdimos en el Tribunal Supremo de José Trías Monge, arquitecto del ELA. El Partido Demócrata Nacional acogió nuestra solicitud de celebrar primarias para elegir al liderato demócrata por el voto directo del Pueblo. Una vez más la mayoría del liderato del PNP se opuso a la celebración. Tuve que recurrir a Don Luis A. Ferré y al Dr. Hernán Padilla para que el PNP apoyara el evento. Obtuvimos 424 mil votos en una primaria interna boicoteada por el Partido Popular Democrático. Este resultado histórico, la mayor participación de electores en una primaria interna y la primera de un Partido Nacional en la Isla, en lugar de encender la llama de la causa de estadidad, encendió celos y conspiraciones entre miembros del liderato del PNP.

    Mucho se ha dicho y escrito sobre cómo Puerto Rico obtuvo la Carta Autonómica de 1897 de España. Se obtuvo mediante una alianza de los autonomistas criollos, lidereada por Román Baldorioty de Castro, y en España por Práxedes Mateo Sagasta. Aqui, todos aquellos que estén comprometidos de verdad con la descolonización tienen que interiorizar que si no participan y tienen en sus planes los procesos políticos nacionales y las dinámicas políticas en Washington, sencillamente no van para ningún lado.

    En el 1980 el alto liderato del PNP me exigió que abandonara el apoyo al Presidente Carter y apoyara al Senador Ted Kennedy. Rehusé. Aquí comenzó una lucha que terminó con todo el PNP apoyando a Carter frente a Ted Kennedy, y a mí me designaron Sub-Director Nacional de la Campaña de Carter-Mondale a nivel Nacional. La primera primaria presidencial en Puerto Rico llevó a más de un millón en las demócratas y 250-mil a la Republicana. Hicimos historia de nuevo. Como consecuencia de mi renuncia forzada de la presidencia del Partido Demócrata local, el PNP lo absorbió.

    Cuáles fueron las lecciones de todo este proceso?

    1- El Pueblo de Puerto Rico estaba y está ajeno de las complejidades del proceso descolonizador-

    2- Todos los partidos locales están o existen para administrar y vivir de los “beneficios” de la colonia.

    3- Líderes de los partidos locales coloniales no tienen ningún plan integrado y completo ni entonces ni ahora para alcanzar sus respectivas fórmulas ni resolver el status. El proceso de descolonización va mucho más allá que presentar un proyecto de status aquí o en Washington D.C.

    4-Victor Frankel en su libro “El Hombre en Búsqueda de Significado” dijo que quienes más castigaban a los Judíos en los campos de concentración eran los ayudantes Judíos de la Gestapo que por un pedazo de pan o una almohada hecha de heno perseguían, castigaban y asesinaban de la forma más brutal a su propia gente. Esto ocurre también en los partido políticos locales y en las instituciones controladas por Washington D.C. en Puerto Rico.

    Qué hacer ante este retador escenario?

    Primero: Rescatar o quitarle a los partidos coloniales el asunto del status y ponerlo en las manos del Pueblo y de grupos ciudadanos. Entender que la fuerza de la descolonización está en Puerto Rico y en cada ciudadano y si Washington D.C. no actúa, nosotros sí!

    Segundo: Exigir un proceso plebiscitario de consenso, sin la alternativa que rige presente en Puerto Rico que ha sido el problema de la descolonización desde 1950, sino con fórmulas reconocidas por el derecho internacional.

    Tercero: Exigir que cada fórmula presente un plan integral y completo para llevar a la fórmula ganadora a su objetivo final.

    Cuarto: Exigir que los Estados Unidos no utilicen su poder gubernamental para favorecer a una fórmula sobre otra para perseguir o neutralizar aquellos que están comprometidos con descolonizar a Puerto Rico de una forma u otra. La intervención Federal de esta forma sería una intromisión en el proceso de libre determinación.

    Quinto: Exigir que los Partidos Coloniales se abstengan de perseguir a líderes o ciudadanos que están comprometidos con la descolonización.

    Sexto: Promover acciones y actividades que generen un ambiente de consenso entre las corrientes que verdaderamente quieren y están comprometidos con la verdadera descolonización.

    Séptimo: Luchar, luchar y nunca darse por vencido hasta descolonizar!

    Muchas Gracias.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: